Blog

Todos hemos visto el daño que estaban sufriendo la piel de la cara de los sanitarios por el uso prolongado de las mascarillas y pantallas protectoras y desde hace días les entendemos mejor, ya que todos nosotros estamos viviendo en nuestra piel este efecto… y lo que nos queda por ver.

Un estudio publicado en este mes de mayo de 2020 por “Journal of the American Academy of Dermatology” sobre el daño sufrido en las pieles de los sanitarios en Hubei (China) en la crisis del COVID-19, indica que el 97% de los mismos han sufrido lesiones en su piel debido al uso de mascarillas. Más de un 70% son la sensibilidad extrema, la descamación, eritema, picor y aparición de granos.

La profesora Karen Ousey, directora del Instituto de Prevención de Infecciones e Integridad de la Piel de la Universidad de Huddersfield, ha llevado a cabo una investigación sobre el daño causado por los EPIs, incluido el uso de las mascarillas faciales. En esta investigación indicaba que “el uso de mascarillas faciales provoca sudor y esto lleva a irritación, pudiendo llevar a erosión en la piel pudiendo llevar a causar una posible infección”. Por ello recomienda que lo principal es mantener la piel limpia y bien hidratada habiendo aplicado una crema humectante al menos 30 minutos antes, secar el sudor en cuanto se note y volver a limpiar la piel y aplicar crema hidratante.

Al igual que notamos que al usar la mascarilla facial respiramos con mayor dificultad, a nuestra piel le ocurre lo mismo, ya que la piel es un órgano que también respira, por lo tanto, la oxigenación de la misma es menor. Esto, unido a que el ambiente en el que la zona protegida está expuesta a los compuestos que liberamos en nuestra propia respiración, hace que nuestra piel sufra de estrés oxidativo, por lo que hay mayor deshidratación que provoca mayor irritación y sensibilidad en pieles que antes se mostraban sanas. Por lo que las pieles que tenían ya problemas de sensibilidad se encuentran en una situación realmente complicada.

En IZBA NATURE estamos enfocados en el cuidado y tratamiento de todas las pieles y especialmente las más sensibles, por lo que en estos momentos la línea Renaissance BioActive se convierte en un aliado excepcional para paliar los efectos irritantes, cuanto menos, del uso de las máscaras protectoras.

Siempre hacemos hincapié en la importancia de la limpieza y tonificación diarias y en estos momentos más que nunca debemos ser cuidadosos con mantener la piel limpia, equilibrada e hidratada.

La línea de cosmética facial Renaissance BioActive, con el 100% de sus ingredientes de origen natural y formulada con nuestro IZBA ACTIVATED WATERÒ que facilita su absorción, va a favorecer que recuperemos el equilibrio de nuestra piel, para evitar que aparezca la sensibilidad e irritación y recuperar las pieles que ya estén sensibilizadas. Tras su uso la piel estará limpia en profundidad y se encontrará perfectamente hidratada y nutrida, además de contrarrestar los efectos del estrés oxidativo y de la acción de los radicales libres debidos a la mala oxigenación.

Además de la limpieza y tonificación diarias, es fundamental el uso de la crema de noche Renaissance BioActive, ya que con su efecto détox limpia nuestras células y favorece la regeneración epitelial. Por la mañana después del paso de limpieza y tonificación aplicaremos la crema de día Renaissance BioActive que aportará la hidratación suficiente sin aportar grasa lo que evita el sudor excesivo que acelera los procesos irritativos de la piel.

Como tratamiento de cura intensivo recomendamos, sobre todo para las personas que estén empezando a usar asiduamente las máscaras protectoras, el uso de la mascarilla facial de la misma línea, para dormir con ella en exposición durante una semana, sustituyendo la crema de noche, ya que aporta un extra de hidratación, regeneración y equilibrio a la piel.

Esperamos haber podido aportar nuestro granito de arena para ayudar a minimizar los efectos del uso de las mascarillas protectoras, necesarias pero molestas y que tantos problemas provocan en nuestra piel.