Blog

La semilla de chía, hoy en día, está presente prácticamente en todos los hogares.

Es una fuente de grasas omega-3, 6, 9 y de fibra. Debido a su gran aporte de calcio, manganeso, magnesio y fósforo, y también contienen una buena cantidad de zinc, vitamina B3 (niacina), potasio, vitamina B1 (tiamina) y vitamina B2, y debido a este valor nutricional se lo considera un súper alimento.

¿Qué es la chía?

Las semillas de chía o chan son originarías de sur América, principalmente de Perú, México, Bolivia y Paraguay. Su nombre botánico es el de Salvia hispánica, y era un alimento muy importante para los aztecas.

La chía es actualmente consumido por millones de personas en todo el mundo que quieren cuidar su salud.

La ventaja de la chía es que muy fácil de integrar en nuestra dieta. Se puede tomar tanto cruda como cocinada y al tener muy poco sabor se adapta perfectamente a nuestras recetas, de ahí también su popularidad.

Hay semillas de chía de color negro o de color blanco, lo que las diferencia son las blancas tienen más proteína y que las negras son más ricas en fibra.

La Salvia Hispánica, es por naturaleza resistente a plagas, esto es una ventaja enorme ya que no es necesario usar pesticidas en su cultivo. Y por tanto hay muchos productores que han obtenido certificación orgánica de sus plantaciones.

Beneficios de la chía

Como ya hemos mencionado, la semilla de chía debido a sus nutrientes y con grandes beneficios para la salud del ser humano, se lo considera un súper alimento.

¿Y qué nos aporta el aceite de chía a la cosmética natural?

¿Sabías que el aceite de chía tiene una capacidad anti-oxidante mucho mayor que la del arándano?

El aceite de chía es un aceite extra-virgen obtenido mediante presión en frío de las semillas de la planta de Salvia Hispánica, históricamente llamada “Chan” o “Chía”.

Propiedades

Este aceite posee altos niveles de ácidos grasos poli-insaturados (60% Omega-3 y 20% Omega-6), vitaminas E, flavonoides, fitosteroles y tocoferoles de ahí su gran poder anti-oxidante.

Los ácidos grasos ayudan a aumentar la producción de colágeno, lo cual actúa como agente antienvejecimiento. El omega 3, además de regular el estrés hormonal, lucha contra las arrugas, el acné, las imperfecciones y deja la piel con un aspecto más suave y joven.

– Aporta hierro, calcio y antioxidantes a tu piel.

– Es idóneo para pieles sensibles, secas o irritadas, ya que tiene un efecto calmante y anti-rojeces.

– Ayuda a reducir la inflamación.

– Es un anti-edad ideal ya que sus propiedades antioxidantes hacen que reduzca los efectos negativos de los radicales libres.

– Proporciona una excepcional hidratación.

– Ayuda a la renovación celular, restaurando la barrera cutánea.

– Aporta luz y nutrición.

Productos relacionados: Renaissance Bioactive Cleanser.