Blog

Estamos acostumbrados a ver y buscar productos naturales para nuestro consumo. Todos tenemos bastante integrado, ya que está demostrado con numerosos estudios, que los productos naturales son seguros para su empleo por vía tópica (cremas, geles, champús, fragancias) y que los productos que contienen ciertos componentes sintéticos son muy perjudiciales tanto para las personas como para el medio ambiente.

Hasta aquí, no hay nada nuevo. Pero desgraciadamente muchos productos que sus fabricantes denominan como “naturales”, ¡no lo son! Sino que contienen sustancias sintéticas cancerígenas, muy tóxicas según estudios realizados por la Asociación Europea de Consumidores. En dicho estudio se analizaron 76 ambientadores para el hogar que se venden en la Unión Europea alertando de la presencia de sustancias cancerígenas en los ambientadores y en otros productos de aromaterapia falsamente llamados naturales.

¿Qué son realmente los productos musk?

Vamos a contar el caso de uno de los productos que seguro todos hemos visto en el mercado, el musk, almizcle en castellano. Hay numerosos productos en el mercado con este nombre en forma de perfumes, cremas corporales, jabones, geles de baño, etc. La lista de los productos denominados musk es muy extensa, tanto tiene de extensa como poco de natural.

El musk es una materia prima aromática de origen animal que se extrae de las glándulas sexuales del macho de ciertas especies. Una de las más valoradas es de una especie de cabra tibetana que para extraerlo hay que matar al animal. Este hecho, además de ser una barbaridad, está prohibido en Europa. También hay unos tipos de sustancia denominada almizcle de origen vegetal pero, curiosamente, no se encuentra en el mercado, ya que carece de componentes fuertes, duraderos y fijación.

Hace ya algunos años, la empresa “Body Shop” desarrolló un perfume denominado “White Musk”. Es una fragancia 100 % sintética que tuvo un gran éxito. Le siguieron e intentaron imitar otras empresas con productos similares. Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Iowa en EEUU y publicado en la revista Environmental Science and Technology, a raíz del uso masivo de este tipo de perfumes artificiales, se detectaron sedimentos en los grandes lagos de Norteamérica, que pasaban a la cadena trófica y aparecían en peces, en tejido graso de humanos, incluso en la leche materna. Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Frankfurt demostraron el potencial cancerígeno de estas fragancias artificiales como los almizcles blancos sintéticos.

Hay productos en el mercado que se venden como aceites esenciales de White Musk y curiosamente el ingrediente de dichos productos es “Parfum”, que no se puede saber qué es, o “Musk Ketone”, que es un ingrediente sintético. Los aceites esenciales suelen indicarse con los nombres científicos de las plantas de las que proceden, sin complicarse más.

Estudios llevados a cabo por La Asociación Española de Aromatología recogen los análisis de algunos de los aceites esenciales y fragancias del mercado denominadas como musk concluyendo que incluyen ingredientes artificiales no existentes en la naturaleza con el consiguiente riesgo para nuestra salud y la de nuestro medio ambiente.