Blog

Actualmente estamos viviendo un tiempo en el que todo va muy deprisa. Estamos concienciados que hay que tener un estilo de vida saludable, nutrirse bien, beber suficiente agua, dormir las horas que nos corresponden, salir al campo, hacer ejercicio y cuidar del medio ambiente. Siguiendo estas pautas nuestra salud y vitalidad aumentarían, aunque la realidad es que según la OMS más del 90% de la población vive en ciudades cuya calidad del aire está muy por debajo de niveles saludables. La mala calidad del aire no se encuentra exclusivamente en el exterior, también aparece en el interior de nuestras casas y oficinas, la humedad ambiental inadecuada, la deficiente ventilación y la presencia en los edificios de compuestos volátiles orgánicos (VOC) procedentes de los propios materiales, muebles, alfombras, etc, se convierten en gases potencialmente peligrosos para la salud.
Esta mala calidad del aire tanto fuera como dentro de nuestras casas, afecta no sólo a nuestro estado de salud en general sino muy directamente al estado de salud de nuestra piel, especialmente a la piel del rostro que está continuamente expuesta a todo tipo de agentes contaminantes.

Las partículas de polución tienen un tamaño que puede ser 20 veces inferior al de un poro, por lo que pueden filtrarse en las capas de la epidermis produciendo el denominado estrés oxidativo debido al aumento de radicales libres. Esto produce internamente una cascada de reacciones que provocan inflamación, se descompone la capa de colágeno y la capa lipídica, debilitando finalmente la barrera cutánea. A nivel superficial estas partículas se adhieren a la piel evitando la oxigenación celular, un desastre.

Y ¿sabes qué signos visibles provoca en nuestra piel? como consecuencia a la exposición a estos agentes contaminantes, nuestra piel acelera el proceso de envejecimiento y genera problemas como la falta de luminosidad, deshidratación, manchas, pierde firmeza y elasticidad, aparecen arrugas, alergias, eczemas, irritación, rosácea e incluso acné.

Pero tranquilos, que todos estos efectos podemos paliarlos y revertirlos, para ello es importante que toméis nota de los siguientes pasos a seguir:

  1. Limpieza y tonificación diaria, ya os hemos contado en una entrada anterior la importancia de llevar una correcta rutina de limpieza con el Limpiador y Tónico faciales Renaissance BioActive, ya que conseguirás eliminar impurezas, reequilibrar y regenerar tu piel.
  2. Tratamiento antipolución, detoxificante y reparador nocturno. Durante la noche, la piel se depura y se regenera, por lo que es el momento ideal para aplicar un tratamiento que favorezca la eliminación de estos agentes nocivos que nos han ido atacando durante el día, repare y refuerce las funciones originales de la piel.
    Para aportar una solución a este problema que nos afecta a todos, hemos desarrollado nuestra “Crema de Noche Renaissance BioActive” con el 100% de los ingredientes de origen natural y con nuestro ingrediente único IZBA Activated Water. Es una fórmula muy pensada para paliar y revertir los efectos del envejecimiento causados por la polución y el exposoma, que es la suma acumulativa de las influencias del medio ambiente y la respuesta biológica de nuestro cuerpo según nuestro estilo de vida y las circunstancias que nos rodean.
    Mediante este único y novedoso tratamiento nocturno, conseguimos limpiar y detoxificar nuestras células, reparar y revertir el proceso de envejecimiento y proteger la barrera lipídica para poner difícil el ataque de los agentes contaminantes.
    Para hacer que este producto sea tan especial hemos escogido avanzados procesos biotecnológicos aplicados a los ingredientes más efectivos que nos ofrece la naturaleza para combatir la polución, combinados con nuestra IZBA Activated Water, ingrediente único que favorece la reestructuración epitelial y la biodisponibilidad del resto de componentes de la fórmula.
    La crema de noche Renaissance Bioactive incluye ingredientes como el extracto de peonía, activos probióticos, sangre de Drago y una combinación de polisacáridos vegetales que favorecen la desintoxicación celular acelerando la depuración mitocondrial, estimulan la síntensis de genes de defensa antioxidante, refuerzan la renovación epitelial y revierten los daños causados por la polución. Además, hemos incorporado aceite esencial de neroli (azahar) que aporta un aroma relajante y antiestrés.
    La crema de noche Renaissance BioActive DEPURA, REPARA, REVIERTE y PROTEGE desde dentro para una mejora visible desde fuera, la piel se vuelve más luminosa, más firme, más elástica, más joven, más sana, más vital…más feliz.
  3. Por último, no olvides completar tu rutina de belleza, protegiendo e hidratando tu piel durante la mañana y aplicar semanalmente una mascarilla regenerante y revitalizante.
    No podemos mejorar la calidad del aire de un plumazo pero al menos hagamos que no afecte a la salud de nuestra piel.