Blog

A partir de la pubertad uno de los cuidados diarios del hombre pasa a ser el afeitado. Para muchos una tarea tediosa y en algunos casos nada placentera. Ya que supone una lesión diaria de la piel, el afeitado arrastra las células del estrato córneo antes de que se descamen por sí mismas.

El rasurado con cuchillas de afeitar producen pequeños rasguños y cortes pudiendo sufrir cierta irritación.

Una piel irritada después del afeitado puede favorecer la irrupción de granos rojos con una cabeza blanca, este síntoma es el signo de una infección de los folículos pilosos. Además de favorecer la aparición de granos en las personas con acné.

Por todo ello es muy importante tener una buena preparación de la piel y utilizar los productos adecuados.

A) Preparación antes del afeitado

Cuanto más tratada y suave esté la barba antes del afeitado más fácil será que la hoja de la cuchilla se deslice.

Es importante reblandecer la barba, esto se consigue por la absorción de agua, ya que el tallo piloso absorbe hasta un 30%, está absorción aumenta cuando aumenta la temperatura, por eso se recomienda lavar la cara con agua caliente antes del afeitado o mejor aún afeitarse después de la ducha.

B) Aplicar productos de afeitados que no alteren el pH de la piel (5.5), por lo que recomendamos no usar jabones, ni productos que lleven alcohol, ya que resecan la piel.

Las barbas están actualmente de moda, evitan la tediosa necesidad diaria del afeitado y los efectos anteriormente citados.

Pero ¡ojo!, la barba también hay que cuidarla. Cómo publicaron en Bustle “Beards Might Be As Dirty As Toilet Seats” (Las barbas pueden ser tan sucias como un retrete). En los pelos de la barba se acumulan millones de bacterias, y no todas saludables, esto puede provocar irritaciones en la piel, descamaciones, dermatitis y la temida caspa.

Según nos cuentan en Ebalus la caspa suele provenir de varios factores que pueden actuar en combinación acentuando el problema, entre dichos factores destacan:

Pityrosporum ovale

Es el hongo que se encuentra naturalmente en la superficie de la piel en todas las personas, este metaboliza la grasa humana, resultando en un producto secundario que es anti-higiénico. Cuando este crece demasiado rápido, la renovación natural de las células resulta afectada y aparece la picazón y caspa.

Estrés

La caspa también se vincula al estrés y los hábitos de vida, aunque obvio, asegúrate de dormir suficiente, beber mucha agua, hacer deporte y tener una dieta sana, en resumen, una vida lo más saludable que sea posible.

Problemas de hidratación en la piel

Una falta de regulación en la hidratación de la piel (ya sea por tener una piel con tendencia grasa o una piel muy seca) afectan notablemente a la producción de caspa.

Clima frío

El frío suele favorecer la aparición de caspa ya que tiene un efecto vasoconstrictor que hace que la piel se reseque debido a que las glándulas sebáceas trabajan menos y por lo tanto se obtiene una hidratación inferior.

Para tener un afeitado placentero y una barba cuidada e higiénica, nosotros recomendamos introducir el aceite en la rutina del afeitado:

  1. Basta una pasada. El aceite ablanda mucho el pelo y facilita el rasurado. Además, como tiene la capacidad de retener el agua en la piel, la vuelve más flexible en el momento en que entra en contacto con la cuchilla.
  2. Protege la piel. Crea una barrera que evita la evaporación de agua de este modo previene la deshidratación de la piel y del pelo de la barba, si además tiene aceites esenciales estos se encargarán de proteger la piel y regenerarla.
  3. Máxima suavidad. Al conseguir un apurado mayor, la piel queda suave al tacto y con los poros perfectamente cerrados.
  4. Sin cortes. Hay menos riesgo. Hay que tener en cuenta que los geles y las espumas convierten el afeitado en un acto “a ciegas”, además de que muchas llevan alcohol y deshidratan y por tanto escaman la piel.
  5. Sin irritación y pelos enquistados. El uso de aceite debería ser obligatorio en el caso de las pieles sensibles o las barbas muy cerradas. Con el uso de aceite mantenemos la foliculitis a raya.
  6. Doble función. Pre y After Shave. La peculiar textura del aceite no hace necesaria la aplicación posterior de after-shave que calme la piel ya que la piel queda suave e hidratada.
  7. Perfilado de precisión. Los aceites resultan ideales para perfilar barbas, bigotes y patillas. Su formulación transparente permite ejercer una mayor precisión y sirve de guía.
  8. Hidrata e higieniza el pelo de la barba. El aceite hidrata el pelo de la barba, dejándola suave y sedosa. Los aceites esenciales, como el de cedro de virginia, son antisépticos, previenen la foliculitis. El aceite de jojoba hidrata la piel y evita la descamación y deshidratación de esta.

¿Aún no has introducido el aceite en tu rutina de afeitado? Con todas estas razones, no deberías dudarlo ni un momento.